Consideraciones sobre el espacio

ffustacax0e-kalegin-michail-peq

Que nadie me diga que desde Madrid no se ven las estrellas.

Pleno centro estaba yo el martes pasado, María de Molina, y brillaban ahí arriba. Casi me da una tortícolis, es cierto, pero allí estaban, tan panchas. Supongo que a nadie le gusta tener dolor de cuello, pero no por eso deja de existir la posibilidad, hay puntos de vista más complicados que otros. Pero insisto, quien no las ve, es porque no las ha buscado (o está ciego).  Sigue leyendo

Anuncios

Una mujer 100%

Esta entrada apareció por primera vez en la revista Contémonos.

photo-1427324301858-41039f1e0c32-01

“No eres amigo de la lógica. Actúas sin pensar y sigues tu intuición. Eres muy bueno poniéndote en el lugar de los demás. Como persona comunicativa que eres, puedes contarlo todo. Y esto te ayuda a no reprimir la ira. Adoptas con desgana la posición de liderazgo. Pero eres la persona que mantiene unido a cualquier equipo.”

Así define un test de Facebook a alguien que es 100% mujer y 0% hombre.

Podría empezar a despotricar contra los prejuicios y estereotipos de esta sociedad retrógrada y clasista, podría hacer una lista de nombres de mujeres ilustres que den valor a mis argumentos sobre las capacidades del sexo femenino o podría insultar a los colectivos machistas que siguen haciendo de la mujer una figura débil y tonta a la que hay que cuidar, domar, prohibir, marginar.

Pero ¿por qué darles el gusto de enfadarme? Prefiero aprovechar ese esfuerzo para hablar sobre lo que sí es una mujer 100%.

Una mujer es toda aquella que así se siente. Es aquella que rubia, morena o pelirroja, con maquillaje y sin él lucha cada día por lo que quiere y tiene. Es aquella que, con más o menos curvas, con una nariz fina, redonda o respingona y unos labios más o menos carnosos enamora cada mañana al espejo con sus gestos y la intensidad de su mirada. Es la que sale a la calle con paso decidido a aquello que toque: al trabajo, a la compra, al cine, al hospital o a dirigir su propia conquista del mundo; y también aquella que se queda bajo el edredón un poquito más porque hoy toca otra cosa o simplemente le apetece ser ella misma de distinta forma.

Una mujer 100% se derrumba, llora abrazada a quien la quiere, ríe hasta que le salen patas de gallo, disfruta, se enamora, se preocupa, sueña dormida y despierta, proyecta sus ideas, lidera, colabora, asume sus fallos, cede cuando sabe que es necesario, acepta y lo consigue. Una mujer 100% decide lo que quiere o no hacer, lo que quiere o no permitir, lo que puede o no conseguir.

Una mujer 100% es la que no necesita porcentajes.

Una mujer es aquella que no permite que le digan cómo tiene que ser.