Brave hearted

photo

He de confesar que tengo una pequeña obsesión con la libertad. “Tu corazón es libre, ten el valor de hacerle caso.” dice el padre de William Wallace cuando él aún es un niño en Braveheart. Hazle caso a tu libertad. ¿Pero qué es la libertad? La humanidad entera a lo largo de los siglos ha buscado su significado, ha luchado y muerto por conseguirla, la ha llamado dignidad, derechos, anarquía e incluso mercado de competencia. Yo creo que la libertad es un sentimiento, es cerrar los ojos y pensar que estás aquí porque quieres estarlo, es ignorar la mirada inquisitiva de la sociedad y salir a bailar, a correr, gritar, mirar, reír, pensar.

Dice José Luis Sampedro que “La libertada es como una cometa: vuela porque está atada.”

Yo me quedo con esa definición tan sencilla e incluso aniñada porque me gusta imaginarme una libertad cara al viento con una larga cola llena de colores. Para mí la libertad es sencilla, es no hacerse daño, es que te dejen la posibilidad de ser feliz a tu manera, la libertad es sana porque limpia el corazón, lo vacía de obsesiones, necesidades y leyes y lo deja actuar, lo deja tumbarse en la arena y callar y viajar y suspirar.

Tu libertad termina donde empieza la del otro, porque libertad no significa hacer lo que uno quiera, libertad no es la ausencia de normas ni respeto, libertad no es la ausencia de todo porque entonces tropieza y se embarra, como la cometa, porque cuando algo está falto de todo se convierte en nada.

Libertad es mirar de forma limpia, es que tu mente te sirva siempre de paracaídas.

Libertad es saber que el único límite infranqueable es el del respeto, es el de la libertad del otro y no el que la sociedad, la cultura o el ambiente te imponga.

Libertad no es romper las normas, es pensarlas, crearlas, creártelas.

Libertad es eso que nos da paso a paso el siglo XXI con sus avances y a la vez nos roba poco a poco engañándonos con su seguridad. Es libre quien no tiene nada y precisamente por eso es el más esclavo, vivimos en un mundo materialista donde además de tener lo mismo que la media nos dicen que cuanto más mejor y nos engañan, nos compran.

Pero no, haced siempre como hacía Wallace, la libertad es una actitud, un deseo, una forma de pensar. La libertad da pánico porque es vasta y extensa, la libertad puede doler porque la libertad vuela y cuánto más alto mayor será la caída, por eso, si en vuestra conquista alguien quiere arrebatárosla, alguien osa torturaros por aquello que pide a gritos vuestro corazón, no perdáis la valentía porque de nada vale un corazón muerto, solo coged aire y gritad tan fuerte como vuestro yugo lo permita:

“Freedom”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s